Inicio / De Nuestros Colaboradores / ¿Cómo crear un espacio sagrado para prácticas espirituales?

¿Cómo crear un espacio sagrado para prácticas espirituales?

por: Robin & Michael Mastro

Las prácticas espirituales nos ayudan a soltar el estrés que se acumula durante el día, para tener más salud y ser más productivos tanto en el trabajo como en casa. Las ciencias védicas del yoga, Ayurveda, meditación y Vastu Shastra, que es la ciencia de la ubicación o construcción en el ambiente, proponen cómo lograr equilibrio entre cuerpo, mente y ambiente.

Según los principios del Vastu, todo lo que nos rodea, en su nivel más sutil, es energía y está interconectado a través de los cinco elementos: tierra, agua, fuego, aire y espacio. Si equilibramos estos elementos en nuestro hogar, podemos crear un espacio sagrado que nos ayude a profundizar nuestras prácticas espirituales.

Vastu Shastra es una ciencia direccional. Sostiene que el noreste, sureste, suroeste y noroeste benefician las prácticas espirituales de distintas maneras. Al rendir honor de manera simbólica a cada elemento en la dirección adecuada según la ciencia Vastu, podemos convertir cualquier lugar de nuestro ambiente personal, ya sea pequeño o grande, en un espacio sagrado.

Antes de comenzar, abra en su teléfono celular una aplicación que tenga una brújula para ubicar las direcciones.

Suroeste

En el sector suroeste de su área de prácticas espirituales, coloque una planta como albahaca, potos, cuna de Moisés, árbol de jade o del dinero para honrar al elemento tierra. Cuando intensificamos el elemento tierra, experimentamos un mayor sentido de estabilidad, fortaleza y seguridad. Esta estabilidad nos da fortaleza para enfrentar los retos de cada día.

Las plantas también purifican y absorben radiación del medio ambiente.

Noreste

Una fuente en la dirección noreste de nuestra área de prácticas espirituales vivifica el elemento agua. Cuando honramos el elemento agua, sentimos más flexibilidad y creatividad para resolver, en vez de resistir, los distintos retos de la vida cotidiana.

Las fuentes también  crean iones negativos, que pueden proporcionar cierto sentido de calma y relajación. Su sonido apacible purifica el aire y favorece la meditación profunda.

Sureste

Una lámpara de sal del Himalaya colocada en la dirección sureste celebra el elemento fuego, que ayuda a sentirnos con más energía, más productivos y motivados para cumplir las tareas que tenemos por delante. Las lámparas de sal del Himalaya mejoran la calidad del aire en los espacios interiores y, al igual que las fuentes, crean iones negativos saludables. Al llenar el ambiente de una carga negativa en la que no pueden sobrevivir las bacterias, virus, moho y alérgenos, así como otros elementos que irritan nuestro sistema respiratorio y producen asma, purifican el aire. El resplandor de una lámpara de sal también crea un ambiente de tranquilidad en nuestro espacio sagrado.

Noroeste

Podemos agregar campanas o incienso en la dirección noroeste para favorecer el elemento aire. Este elemento ayuda a nuestra mente a relajarse y puede hacer que sintamos más armonía, lo cual beneficia nuestras relaciones y la comunicación con otros.

El sonido de las campanas evita que nuestra mente divague y la ayuda a concentrarse en el momento presente. El incienso purifica el ambiente y crea un sentido de tranquilidad.

Centro

Mantenga abierto el espacio central de su área de prácticas espirituales, sin muebles, para apreciar el elemento espacio. En los Vedas se dice que el elemento espacio está conectado con nuestro consciente y está anclado en el momento presente. Cuando fomentamos el elemento espacio, es mucho más fácil experimentar el momento presente, donde reside la paz verdadera.

Al mantener el área del centro limpia, organizada y libre, verá que su mente está menos activa cuando medita o realiza otras prácticas espirituales.

Crear un espacio sagrado donde podamos olvidarnos de todo y recuperar la paz lejos del estrés diario es clave para llevar una vida más sana y feliz. No sólo nos ayuda a sentirnos en equilibrio en el trabajo y durante todo el día, sino que nos lleva a conectarnos más profundamente con nuestra naturaleza esencial.

 El anterior artículo se encuentra en su original aquí

Sobre LaFarfala

La Farfala es un punto de encuentro en donde convergen personas, ideas y tendencias para hacer de este un mundo mejor para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *